Cómo entender una nómina

Si eres de los que se hace un lío con el salario bruto nómina, los devengos, retenciones y todo lo que aparece en este justificante de pago, te invitamos a que continúes leyendo. En este artículo queremos darte unos tips sobre cómo debes interpretar la nómina que recibes por tu trabajo.

Lo que debes saber sobre la nómina para entenderla

Lo primero que encontraremos será el encabezado. Aquí se encontrarán dos tipos de datos de gran importancia. Unos son los datos de la empresa para la que se trabaja, como denominación social, CIF, dirección y número de la Seguridad Social.

Por otro lado estarán nuestros datos como trabajador de la empresa. Nombre y apellidos, DNI, número de la Seguridad Social, tipos de convenio y antigüedad. También debe aparecer el periodo de liquidación.

Tras el encabezado nos encontraremos con los devengos, es decir, nuestros ingresos. En este caso existen los salariales y los no salariales. Las percepciones salariales son la cantidad económica que se nos entrega en retribución a nuestro trabajo. La suma de las cantidades es el salario bruto y este salario está formado por el salario base y los complementos salariales (pagas extras, antigüedad, peligrosidad, horas extras, nocturnidad, etc.)

Las percepciones no salariales son las que no tributan como salario. Son bienes o servicios que no cotizan a la Seguridad Social ni tienen deducción de IRPF. Entre ellos se encuentra el gasto de material, transporte, dietas, prestaciones, etc.

Las deducciones por IRPF

También nos encontraremos las deducciones por IRPF, son las que no suman en la nómina sino que restan. Cierta parte del sueldo va a pagar la Seguridad Social, la futura pensión y también el seguro de desempleo. El porcentaje de deducciones que hay que pagar es variable y el trabajador puede decidir pagar más o menos.

Las deducciones más normales que podemos encontrar en una nómina son:

  • Aportaciones del empleado a la cotización de la Seguridad Social. Se incluyen las contingencias comunes, formación profesional, desempleo y horas extraordinarias.
  • IRPF. Este adelanto que corresponde a la Declaración de la Renta. Este porcentaje puede variar siempre dependiendo de las circunstancias de cada trabajador. El mínimo a retener es de un 2% y el máximo es de un 15%.
  • Anticipos. En caso de pedir un anticipo, la deducción del dinero solicitado quedará reflejado en este apartado en la nómina.

Finalmente, nos encontraremos con el líquido total a percibir, que es el dinero que será ingresado en nuestra cuenta corriente. Se trata de una cantidad que se consigue del total devengado y restándole las deducciones pertinentes

Como has podido ver, se trata de apartados específicos, pero tan solo revisándolos bien, no será difícil poder entender todos y cada uno de los apartados que forman parte de una nómina.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *